Thursday, March 6, 2008

Cuando Sara Chura despierte


A falta de una crítica más detenida y mejor meditada, que eventualmente llegará, les trascribo un fragmento del libro de Cuando Sara Chura despierte, de Juan Pablo Piñeiro, un libro que difícilmente lo encontrarán, por su edición casi anónima y subterránea. Sin embargo, si lo escuchan, si cruza por su vista, si logran sonsacarlo o arrebatárselo a un transeúnte, se los aconsejo, no porque sea un gran libro, a veces sus prestamos son demasiado evidentes y groseros, sino porque a momentos, es también un libro que sólo podría sostenerse con la fuerza de su lenguaje, mitológico y eufónico. Lo único que adelanto, sin embargo, es uno de sus parentescos, Visitante Profundo de Jaime Sáenz, pero donde el desaparecido poeta calla ante aquello que sólo apenas se vislumbra, el joven escritor paceño pronuncia para darle forma al parnaso y adentrarse en ese día, cuando la deidad despierte:
Cuando Sara Chura despierte estará más hermosa que nunca. Vestirá doce polleras de distintos colores y bajará con su cortejo triunfal por la avenida Mariscal Santra Cruz, el dia de la Entrada del señor del Gran poder del año 2003. A las cinco de la tarde, en sus cabellos blancos nadarán dos sirenas de plata y en su sonrisa se adivinará la tristeza acumulada por tantos años de silencio. Llevará un cetro antiguo en la mano derecha y en la otra mano una tierna espiga de quinua dorada. Su espalda estará cubierta por un ancestral textil puquina y sus grandes pechos serán adornados por borlas hechas de la lana de una vicuña roja. Sus pies, curtidos de tanto caminar, calzarán unas sencillas sandalias de caucho. Toda la ciudad, bañada por una luz amarilla, olerá a koa y palosanto el día que Sara Chura despierte.
(….) El Zorro borracho, de bigotes tupidos bailará en círculo, tocando un pito, al compás de la banda. Después una escuadra de Jucumaris rugirá la morenada y se abrirán paso los lagartos, las víboras y los sapos. Los escarabajos entrarán como Auki-aukis con la mano en la espalda, achichiu, achichiu diciendo, y las hormigas desfilaran cubiertas por hojas multicolores. Espués entrarán las más jóvenes girando coquetas sus polleras y lanzando flores a la gente que las recibir’a desde als aceras el día en que Sara Chura despierte.

2 comments:

pietila said...

wooowwww, el piñeiro que recuerdo andaba borrachito en las lecturas del archivo en una presentación, durante su misma ponencia contaba sobre los tragos ingeridos en el che-ratón, todo un personaje... siempre me prometí a mi misma conseguir el libro pues justamente leyó la parte que dejas en tu post, y bueno... unas hojas más, ahora mismo salgo a buscar el libro nuevamente..., gracias por el post, te repito, el tipo es todo un personaje…un abrazo

Alex Salinas Arandia said...

Espero consigas el libro, puesto que yo no pude encontrarlo en La PAz, estaba agotado. Tuve que venir a comprarlo aqui en USA.